Volvemos de las vacaciones con "Un viejo que leía novelas de amor", de Luis Sepúlveda




Antonio José Bolívar Proaño vive en El Idilio, un pueblo remoto en la región amazónica de los indios shuar (mal llamados jíbaros), y con ellos aprendió a conocer la Selva y sus leyes, a respetar a los animales y los indígenas que la pueblan, pero también a cazar el temible tigrillo como ningún blanco jamás pudo hacerlo. Un buen día decidió leer con pasión las novelas de amor -«del verdadero, del que hace sufrir»- que dos veces al año le lleva el dentista Rubicundo Loachamín para distraer las solitarias noches ecuatoriales de su incipiente vejez. En ellas intenta alejarse un poco de la fanfarrona estupidez de esos codiciosos forasteros que creen dominar la Selva porque van armados hasta los dientes pero que no saben cómo enfrentarse a una fiera enloquecida porque le han matado las crías. Descritas en un lenguaje cristalino, escueto y preciso, las aventuras y las emociones del viejo Bolívar Proaño difícilmente abandonarán nuestra memoria.
 

Comentarios

  1. Acabo de empezar a leer esta novela y aparece esta nota en la primera página:

    NOTA DEL AUTOR
    Cuando esta novela era leída en Oviedo por los integrantes del jurado que
    pocos días más tarde le otorgaría el Premio Tigre Juan, a muchos miles de
    kilómetros de distancia e ignominia una banda de asesinos armados y pagados
    por otros criminales mayores, de los que llevan trajes bien cortados, uñas
    cuidadas y dicen actuar en nombre del «progreso», terminaba con la vida de
    uno de los más preclaros defensores de la amazonia, y una de las figuras más
    destacadas y consecuentes del Movimiento Ecológico Universal.
    Esta novela ya nunca llegará a tus manos, Chico Mendes, querido amigo
    de pocas palabras y muchas acciones, pero el Premio Tigre Juan es también
    tuyo, y de todos los que continuarán tu camino, nuestro camino colectivo en
    defensa de este el único mundo que tenemos.

    Este libro promete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, no me había fijado y acabo de descubrir otra gran persona.

      Eliminar
  2. Un saludo, soy nuevo por aquí, me uno al club. Este "un viejo que leía novelas de amor" es un libro que tenía entre los pendientes de hace tiempo ya que me lo recomendaban por su fácil lectura y su magnífica unión entre hombre y naturaleza, características que confirmo. He tardado dos días en acabarlo y he de destacar dos pasajes, el primero, que cuenta el traslado del protagonista a la selva y sus primeras vivencias allí, y el segundo, el final de la obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:
      Lo he leído en la tarde del pasado sábado y he de decir que tardaré en olvidar a este viejito y sus novelas. Me ha encantado.Qué relato tan emotivo y que nos obliga a reflexionar sobre cuán nos estamos alejando de la naturaleza.
      Recomiendo encarecidamente que no dejéis de leerlo.

      Eliminar
    2. Hola:
      Lo he leído en la tarde del pasado sábado y he de decir que tardaré en olvidar a este viejito y sus novelas. Me ha encantado.Qué relato tan emotivo y que nos obliga a reflexionar sobre cuán nos estamos alejando de la naturaleza.
      Recomiendo encarecidamente que no dejéis de leerlo.

      Eliminar
  3. Este fin de semana he leido los dos primeros capítulos de la novela, parece interesante.... se entrevé una critica a la destrucción de la naturaleza por el hombre blanco, espero que no se quede en la dialéctica, hombre blanco malo y tribu buena,.... y buenas lecturas para el curso.

    ResponderEliminar
  4. A mí me han parecido muy interesante, es verdad lo que decís del daño que causamos a la naturaleza, que ya lo vemos como un tópico, pero cuenta una historia con un lenguaje que me encantado y el personaje del viejo apasionado por la lectura sin apenas entender las palabras que leía...encantador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el personaje de Antonio José Bolivar Proaño, entrañable, y sobre todo su pasion por la lectura: "Era poseedor del antídoto contra el ponzoñoso veneno de la vejez. Sabía leer. Pero no tenía qué leer."
      ..,novelas que hablaban del amor con palabras tan hermosas que a veces le hacían olvidar la barbarie humana".
      Por cierto, hay una pelicula, con el mismo titulo, de 2000 ó 2001,

      Eliminar
  5. Me ha encantado esta frase "nadie consigue atar a un trueno, nadie consigue apropiarse de los cielos del otro en el momento del abandono"

    ResponderEliminar
  6. Perdonen si no es el lugar idóneo para preguntar esto, pero os reunis para hablae acerca de los libros o los comentáis por aquí solamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este grupo no se reune, los libros se comentan en este blog.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario